Empieza el Simposio Internacional de Ejercicios con un mensaje del Papa

Las palabras del Papa Francisco han abierto este lunes 13 de junio el Simposio Internacional sobre los Ejercicios Espirituales que se celebra en la Cueva San Ignacio de Manresa durante esta semana. Unas palabras dirigidas a través de una carta que se ha leído en el acto de apertura y en las que el Pontífice muestra su interés por esta iniciativa que da a los participantes “el privilegio y también la responsabilidad de repensar el camino que recorrió Ignacio”. Por eso les ha animado a desplegar las posibilidades de los Ejercicios respondiendo al compromiso con los más necesitados, conectando con la sensibilidad de los jóvenes y desde la responsabilidad del cuidado de nuestro planeta, por qué “en este mundo tan agitado urge encontrar el lenguaje y la forma de conectar simultáneamente con Dios, con el núcleo de cada ser humano y con el servicio que nos compromete con las realidades de nuestro tiempo”. Francisco ha recordado también que los Ejercicios Espirituales "en cada generación y en cada contexto deben poder recrearse y adaptarse, como el mismo San Ignacio dejó escrito".

Justamente este Simposio profundizará en las diferentes formas de proponer los Ejercicios Espirituales y cómo acoger nuevas posibilidades creativas, quinientos años después de la estancia de San Ignacio en Manresa, precisamente el lugar donde tuvo la experiencia que daría lugar al libro de los Ejercicios. 86 personas de 27 nacionalidades distintas participan en la modalidad presencial. Entre ellos religiosos y religiosas, pero también laicos y laicas que suponen un tercio de los asistentes. Las mujeres superan el 40% del total de participantes. Y más de 200 personas siguen las ponencias del Simposio en la modalidad online.

El acto de apertura contó con la intervención del P. Xavier Melloni, nuevo director del Centro de Espiritualidad Cova San Ignasi y asistió el delegado de los Jesuitas en Cataluña, el P. Enric Puiggròs que, en nombre del Provincial de la Compañía de Jesús en España, animó también a los participantes a reflexionar sobre un texto que ha marcado la vida de muchas personas. También quiso agradecer la labor realizada por el P. Lluís Magriñà que ha sido hasta ahora director del centro de espiritualidad de la Cueva de Sant Ignasi, impulsando la conmemoración del 500 aniversario de la estancia de Ignasi en Manresa, con iniciativas como este mismo Simposio o haciendo posible el proyecto que ha permitido la instalación de los mosaicos del artista Marko Rupnik en el Santuario. El Ayuntamiento de Manresa también dio la bienvenida a los participantes. Lo hizo el concejal Joan Calmet que quiso compartir unos minutos con ellos durante la mañana.

La primera jornada de trabajo ha estado dedicada a la actualidad del texto del Ejercicios, con una ponencia inicial de James Hanvey sj, director del Secretariado para la Fe, la Espiritualidad Ignaciana y el diálogo interreligioso. El ponente destacó que los Ejercicios Espirituales son generadores de experiencias y comunidades. Y puso de relieve que no es un texto para ser estudiado sino para construir, un texto performativo. Y también un texto inacabado.

En las comunicaciones posteriores se habló de cómo se ha adaptado el texto en base a la comunidad como sujeto, teniendo en cuenta la perspectiva de género, o en los Ejercicios impartidos a protestantes. Estuvieron a cargo de Elizabeth Liebert, religiosa y profesora Vida Espiritual, emérita, Susanne Carlsson, pastora protestante y Asesora espiritual para la diócesis de Rochester (UK) y José de Pablo Martínez de Ubago, jesuita, del centro de espiritualidad de Salamanca.

El trabajo en grupos y los momentos compartidos sirvieron para debatir, más allá de las adaptaciones que hacemos, qué es lo irrenunciable de los Ejercicios, qué poner en el centro: la dimensión teológica, la experiencia… Más allá del contenido hay que destacar la forma en que se está desarrollando este Simposio, con un ambiente que favorece un clima adecuado para el trabajo a desarrollar. Cada jornada comienza con una visita en silencio y de forma meditativa a cuatro espacios ignacianos. También se cuida la liturgia para que sea expresión de lo que se ha trabajado durante el día. La primera jornada, además, terminó con un concierto de Jesuitas Acústico en el Santuario, que ayudó a entrar en esa dimensión experiencial reivindicada durante el día. El Simposio sigue este martes con una jornada dedicada a los Ejercicios en los márgenes sociales.

Más información en este enlace.