Un jesuita español nombrado Prefecto de la Secretaría para la Economía de la Santa Sede

Juan Antonio Guerrero, durante un viaje a Mozambique

El Vaticano ha comunicado esta mañana el nombramiento del P. Juan Antonio Guerrero SJ como Prefecto de la Secretaría para la Economía de la Santa Sede. Empezará a desempeñar dicho servicio a partir del próximo mes de enero. Guerrero fue provincial de Castilla entre los años 2008 y 2014, y en la actualidad, desde 2017 es el Delegado del P. General de la Compañía de Jesús para las casas y obras interprovinciales romanas. También es consejero del P. General.

"Como jesuita es una alegría recibir una misión directamente del Papa. Es una manera privilegiada de realizar mi vocación", ha dicho. Él mismo ha reconocido que este nombramiento ha sido una cosa totalmente inesperada, que ha acogido con humildad y confianza.

Juan Antonio Guerrero nació en 1959 en Mérida, estudió en el Colegio San José de Villafranca de los Barros y entró en la Compañía de Jesús a los veinte años, cuando estaba estudiando economía. Su formación incluye la licenciatura en Economía (en la Universidad Autónoma de Madrid), y Filosofía y Teología en Madrid y Brasil. Además, en Boston hizo estudios de filosofía política. Fue ordenado sacerdote el 30 de mayo de 1992. Su primera misión fue la de profesor de Filosofía y Política en la Universidad Pontificia Comillas, donde preparaba su doctorado, preparación que interrumpió al ser destinado, en 2003, a desempeñar el cargo de maestro de novicios.

Tras ello fue nombrado provincial de la provincia jesuítica de Castilla etapa durante la cual participó en el proceso de integración y reorganización de las provincias jesuíticas españolas. Tras ese periodo como provincial fue destinado a Mozambique y de allí fue llamado a Roma para convertirse en Superior Mayor de las casas internacionales que la Compañía de Jesús tiene en Roma, incluyendo entre ellas la Pontificia Universidad Gregoriana, Pontificio Instituto Bíblico, Instituto Oriental y las casas de formación. Además fue nombrado consejero del Padre General, Arturo Sosa. Esta etapa romana le ha permitido empezar a conocer la curia vaticana, algo que le ayudará sin duda en la etapa que comienza.

En estos diversos desempeños, siempre ha tenido presente la llamada de los pobres. Lugares como Brasil, Mozambique o El Pozo del Tío Raimundo han dejado una huella en su sensibilidad y talante. Así se plasma en el libro «Vidas que sobran: los excluidos de un mundo en quiebra» (Sal Terrae, 2003) del que es coautor.

Ante la noticia de su nombramiento, el Padre General, Arturo Sosa SJ, ha manifestado la alegría de la Compañía de Jesús y su disponibilidad para el servicio al Santo Padre y a la Santa Sede. Aunque ha pedido al papa que permita al padre Guerrero desempeñar la labor de prefecto sin ser ordenado obispo, de modo que, cuando termine el tiempo de este servicio, pueda reincorporarse a su vida ordinaria como jesuita. 

Por su parte, el actual provincial de España, el padre Antonio España SJ, ha manifestado la alegría de la provincia por esta prueba de confianza y su reconocimiento de la valía del padre Guerrero. También ha querido destacar algunos rasgos de su carácter que le tendrán que ayudar en el complejo mundo en el que le toca ahora desempeñar su nueva labor.

"Su espontaneidad aparece cuando conversas con él", ha dicho de él. "Resulta destacable su capacidad para detectar problemas y definirlos lo mejor posible. Tiene una gran disposición al diálogo y la escucha. También sabe cómo articular y exponer sus ideas de forma clara y firme. Por ello, precisamente la Compañía ha contado con él para el gobierno interno. Mantiene y cultiva la amistad de forma intensa con los más cercanos". 

También ha querido destacar que "es una persona preocupada por los avatares del mundo actual, sobre todo de los más pobres, del abandono de la fe en la sociedad occidental, del desgaste económico del individuo y del sufrimiento injusto de tantos pueblos en el mundo. Esto le ha formado un carácter que se deja sorprender por las culturas que visita, siempre dispuesto a aprender de ellas y a tratar de responder desde el Evangelio. Es un hombre  prudente, discreto y sosegado al acometer diferentes decisiones. Además, en momentos delicados, ha afrontado con paz situaciones de incomprensión y disensión con el objetivo de buscar la unidad y la mejor solución para el problema. Si hay un rasgo que unifica todo lo que podemos decir de Juan Antonio, es la lealtad y la fidelidad a la palabra dada. No dudo que en su nuevo puesto sabrá analizar la situación, dialogar con los equipos y poner en práctica las líneas estratégicas que determine el Papa."

Fecha de la noticia: 
14 de Noviembre de 2019

Jesuitas de Cataluña - c/ Roger de Llúria 13, 08010 Barcelona - tel. 93 318 37 36 - jesuites@jesuites.net