Fundamentalismos cristianos y autoritarismo, un fenómeno complejo

Víctor Codina, Mar Griera y Joan Carles Peris

El jesuita y teólogo Víctor Codina y la socióloga Mar Griera, acompañados por el periodista Jon Carles Peris, mantuvieron el pasado lunes en Barcelona un diálogo sobre fundamentalismos cristianos y autoritarismos, dentro del ciclo de conferencias Los Lunes de los Derechos Humanos, organizado por Justicia y Paz, Crisitianisme i Justícia, Manos Unidas, Cáritas Barcelona y el grupo de juristas Roda Ventura.
 
Recientemente hemos visto como movimientos fundamentalistas y de extrema derecha buscan legitimar su discurso apelando al cristianismo más identitario. "¿Estamos viviendo un intento de secuestro del cristianismo por parte de la derecha?", planteó Joan Carles Peris. "Lo sagrado da seguridad y, en tiempos de cambios, el miedo de la gente busca seguridades a las que agarrarse. A veces uno no sabe si la política busca la religión o es la religión que busca más presencia pública y se acerca a la política", afirmaba Victor Codina. "Que la secularización es irreversible queda desmentido con los datos. Dios está más presente en la vida pública en Europa ahora que en los años 90. Entender hoy el vínculo entre religiones y fundamentalismo es de una gran complejidad", confirmaba Mar Griera, profesora de sociología y directora del ISOR de la UAB.
 
Los dos ponentes fueron desgranando tanto en el aspecto sociológico como en el teológico, las claves para entender un fenómeno que es "complejo, heterogéneo y cambiante" según palabras de Mar Griera.
 
¿Cuáles son los elementos que hacen que el binomio fe-política rebrote? Griera mencionó tres grandes grupos: fundamentalistas americanos, pentecostales y ortodoxos conservadores que se han ido abriendo los últimos treinta años en una dinámica de movimiento social hacia grupos de gran influencia en la vida pública. Se trata pues de un movimiento cultural que, para marcar una diferencia con aquel que es diferente, extranjero, con otra cultura, utiliza la seguridad de la identidad religiosa cristiana. Así pues, ¿es este un fenómeno propio de todo el cristianismo? Mar Griera afirmaba que los estudios dicen que no: "El cristiano que participa de la comunidad no vota extrema derecha. El voto de extrema derecha va unido a un cristianismo más nominal, no practicante, pero que se identifica en términos culturales."
 
Haciendo una lectura teológica, Codina recordó que Jesús "no fue fundamentalista, integrista o fascista. Su reino es el del amor, el de los marginados, el de la pobreza. Por eso fue rechazado por el poder". "El catolicismo de hoy va en la línea iniciada por el Concilio Vaticano II. Una Iglesia periférica, con críticas al clericalismo, al capitalismo que mata, los poderes que destrozan la Tierra" y recordó las grandes presiones que hoy el Papa Francisco está recibiendo ante sus intentos de reformar la iglesia católica.
 
Más de 120 personas participaron en esta sesión de un ciclo que se encuentra en su vigésimosexta edición. La próxima mesa redonda de los Lunes de los Derechos Humanos tendrá lugar el lunes 3 de febrero y llevará por título "Derecho a una muerte digna, ¿de qué hablamos?".
 
Podéis ver aquí el vídeo del acto:
 
Fecha de la noticia: 
17 de Enero de 2020

Jesuitas de Cataluña - c/ Roger de Llúria 13, 08010 Barcelona - tel. 93 318 37 36 - jesuites@jesuites.net